Aprender a regar con un uso sostenible y eficiente del agua

¡Todo un reto! Muchas son las veces, seguro, que os habéis preguntado cuánta agua precisa una lechuga, una mata de tomates, un ciruelo, un granado, un almendro, un olivo, una adelfa, un rosal y seguro que también un romero. Y sabemos que buscáis la respuesta no sólo para ahorrar agua sino también para conseguir optimizar las cosechas, que no se pudran las plantas o que las granadas se abran por regar cuando no se debe.

Y es que, paradojas de la vida a pesar de vivir en un planeta azul en el que las dos terceras partes de su superficie están cubiertas de agua, sólo un 3,5% del agua de la tierra es dulce y la mayor parte de ella se encuentra congelada en los polos.

Sólo un 0,25% del total del agua dulce del planeta es aprovechable. Se espera que para el año 2025, ¡¡¡ya queda poco!!!, la demanda de este preciado e imprescindible elemento para la vida, será un 56% superior a sus posibilidades de suministro.

Aprender a emplear el agua

Aprender a emplear el agua

Causalidades de la vida, hace unos días en una entrevista nos preguntaban ¿qué podemos hacer las personas para proteger nuestro entorno natural?. No os voy a dar la respuesta pues cada uno sabe mucho de lo que podemos hacer, de lo que está en nuestras manos, desde la implicación y la reflexión individual.

En la cooperativa Corazón Verde queremos promover  esa reflexión, cambio y aprendizaje hacia otros modelos de consumo que van a ser beneficiosos para todos los seres vivos del planeta. No podemos mirar para otro lado. Los europeos consumimos el 70% del agua del mundo y desaprovechamos la mitad por sistemas de riego inadecuados, y/o malos hábitos de la población.

Las técnicas de riego por aspersión, por ejemplo, suponen que el 40% de agua se evapore antes de llegar al suelo.  Las técnicas de riego por inundación pueden suponer pérdidas importantes de agua a capas profundas, convirtiéndose en agua no accesible para las plantas, produciendo un importante lixiviado de nutrientes, con la consiguiente pérdida de fertilidad del suelo, y siendo responsable este sistema de riego del estrés hídrico, asfixia radicular y otras enfermedades de pudrición de la base de las plantas.

Tratando de generar esa conciencia, pero desde la acción útil y práctica que nos lleve a la implicación individual os proponemos aprender a regar y a optimizar el agua que precisan nuestros cultivos tanto agrícolas, frutales como ornamentales. Este aprendizaje práctico os llevará a emplear el agua justa que precisan vuestros cultivos, potenciando la calidad de vida del suelo y el entorno en el que se desarrolla una de las partes vitales de la planta, sus raíces.

Os espera una formación práctica de la mano de José Antonio Esteve Roch, ingeniero técnico agrícola con más de 20 años de experiencia práctica como agricultor, docente y gestor y asesor de agricultores profesionales así como de diversos proyectos de huertos urbanos ecológicos. En este enlace de su blog podréis ver los contenidos del curso, precio y fecha.

 

José Antonio Esteve Roch, ingeniero técnico agrícola de Corazón Verde S. Coop. V.

José Antonio Esteve Roch, ingeniero técnico agrícola de Corazón Verde S. Coop. V.

 

 

Bookmark : permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *