Bañándonos en un mar de plásticos

Una de las cosas más fantásticas del verano es la playa, bañarse en el mar, sentir en nuestra piel la saludable agua del mar. Eso es lo que esperaba vivir el otro día en mi primer día de playa acompañada de parte de la familia, mi hermano y mi sobrinito Leo.

¿Qué sorpresa nos llevamos? Al poco de estar dentro del agua disfrutando de las olas y de las peripecias de un niño al que le encanta el agua del mar, empezamos a vernos rodeados de trocitos de plástico de todos los tamaños. Nos quedamos ojipláticos, os lo aseguro. Entre nuestros dedos navegaban plásticos y Leo, el pequeño, dijo:

Si esto se lo come un pez se muere, ¿verdad?

La respuesta es obvia.

Plásticos recogidos de la playa

Plásticos recogidos de la playa

 

Tras esta experiencia ya no podemos en Corazón Verde quedarnos de brazos cruzados dejando el hecho pasar como si no tuviera solución. Sí, la tiene. no es fácil, lo sabemos pero ¿y si todos reflexionamos, sentimos qué mundo queremos dejar a nuestros hijos y nos ponemos manos a la obra para conseguirlo? Si sentimos en positivo, actuaremos en positivo.

Por lo pronto, sin dejar de disfrutar un poco de nuestro baño, nos propusimos recoger casi todos los plásticos que nos encontrábamos, y Leo, el pequeño del grupo, nos ayudaba. En pocos minutos llenamos una bolsa y decidimos tomar medidas para ayudar a limpiar de plásticos el mar.

 

Limpiando el agua de la playa de plásticos

Limpiando el agua de la playa de plásticos

Limpiando el agua de la playa de plásticos

Limpiando el agua de la playa de plásticos

 

La segunda acción consiste en reducir hasta prácticamente eliminar el consumo de plásticos, al menos de los de un sólo uso, cosa que ya muchos hacemos desde hace tiempo, llevándonos a la compra el capazo de toda la vida, bolsas de tela. Ahora nos proponemos no sólo ser consecuentes con lo que decimos sino animar a otros y contagiarlos para juntos hacer una tarea de limpieza, a fin de cuentas es basura nuestra, que nosotros mismos hemos generado.

Para empezar a andar juntos el camino de la protección del medio, ¿Qué os parecen estas propuestas? Son sólo sencillas acciones que están al alcance de todos.

  1. Dejar de consumir bolsas de plástico de un sólo uso. Llevar capazos a la compra, bolsas de tela o de papel.
  2.  Sustituir los vasos y platos de las fiestas por vasos y platos de casa, de los que luego se lavan y sirven miles de veces, vamos de los de siempre.
  3. Sustituir los “taper” de plástico por “taper” de cristal, además nuestra salud nos lo agradecerá, pues no nos olvidemos de que los plásticos que se fabrican siguen llevando bisfenol, que es un tóxico.
  4. No comprar alimentos envueltos en bandejas de poliexpán, ni ningún tipo de plásticos.
  5. Sustituir las botellas de plástico por botijos, los hay chatitos para que quepan en el frigorífico y os aseguro que hasta el agua del grifo de Alicante sabe rica cuando pasa por un botijo.

    Eliminando el plástico de los hogares

    Eliminando el plástico de los hogares

 

¿Se os ocurren algunas acciones más que nos ayuden a concienciarnos de que otro mundo es posible?

Os invito a que las compartáis con todos, pues como dice nuestro genial Eduardo Galeano:

“Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, podemos cambiar el mundo”. (Eduardo Galeano)

Si la propuesta que queréis compartir para contagiar a otros es a través de una fotografía, nos la podéis enviar a info@corazonverde.org y la incluiremos en el artículo, mencionando siempre a su autor.

¡Gracias a todos los que os sentís con el impulso de actuar en pro de nuestro medio ambiente!

¡Gracias a todos los que no os dejáis llevar como palo por la corriente, tenéis ideas y principios propios y los plasmáis de manera proactiva!

¡Gracias!

 

Bookmark : permalink.

2 reacciones a Bañándonos en un mar de plásticos

  1. Hola amigas/os, gracias por la iniciativa, mi experiencia es que es posible olvidarse de las bolsas de plástico, hace años que no he cogido ninguna en ningún comercio. Cuando salgo a comprar, llevo mis bolsas de tela.

    Os dejo el enlace para descargar la viñeta “¿Bolsa? NO gracias”, que ya conocéis, por si queréis utilizarla: http://bit.ly/1F1mXGe

    Abrazos,
    Mª Luisa

    • Trinidad de los Ángeles dice:

      ¡Gracias Mª Luisa! Por tu ejemplo como persona comprometida y por tu labor profesional.

      Gracias por los dos regalos que nos haces a todos.

      Un abrazo!

Responder a Trinidad de los Ángeles Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *