Propuesta Metodológica para una Educación Ambiental Sostenible

 

Hace tiempo viajé por la bella tierra de Las Alpujarras. Pasear por las callejuelas de los pueblos a primera hora de la mañana abre el apetito, pues huele a pan recién hecho. Quise probar el pan casero, así es que entré en la panadería del pueblo y con mi afán de aprender de los lugareños o por deformación profesional, les pregunté a los panaderos cómo hacían su pan.

“Nosotros hacemos buen pan en horno de leña.”

A mi pregunta de: ¿a qué temperatura cuecen el pan?

Me contestaron:

“Aquí no lo cocemos a ninguna temperatura, aquí el pan está cuando está y entonces lo sacamos del horno y ya está.”

 

Su metodología de elaboración está basada en la experiencia que a base de años y años de cocer pan en horno de leña les ha dado una seguridad empírica, sin formalismos, pero os aseguro que el “contenido” del horno empleando esa “metodología” daba como resultado un pan de excelente calidad.

 

¿Qué metodología queremos emplear nosotros como educadores ambientales para transmitir una idea, para conectar con las personas a las que nos dirigimos, sensibilizarlos, dejarles huella, en definitiva hacerles vivir una experiencia que estén deseando contar?

 

Para contaros qué es esto de la metodología yo también voy a huir de formalismos y encorsetamientos y para ello yo trato de imaginarme cómo me gustaría a mí que me contaran:

Cómo reciclar basura, cómo hacer jabón, cómo interpretar un paisaje, cómo cocinar en un horno o cocina solar, cómo hacer pan, cómo entender la poesía, cómo cultivar un huerto, cómo comer más sano etc.

 

Al contestarme a estas preguntas me gustaría que la metodología que emplearan para mostrarme todo estuviese basada en dos sencillos principios:

INVESTIGACIÓN/ACCIÓN Y PARTICIPACIÓN

¿Qué consecuencias inmediatas se deducen de este modelo metodológico?

Fundamentalmente: la implicación del individuo, la interacción entre lo que yo quiero enseñar (los contenidos) y la persona de cualquier edad a la que me dirijo.

 

María Novo, nos habla de metodología en su libro: “La Educación ambiental, bases éticas, conceptuales y metodológicas”

“Porque elegir una u otra metodología no es un simple asunto de eficacia o eficiencia. Los métodos que utilizamos al enseñar son parte importante del mensaje que captan las personas que aprenden. Por ello, su elección no es algo banal, sino que constituye un aspecto central del modelo educativo” (María Novo, pág. 171)

 

Por lo tanto ¿qué metodología queremos emplear en un proyecto de Educación Ambiental?

Modelo A: Metodología basada en la información unidireccional, actitud pasiva por parte del oyente, escasa interacción.

 

Modelo B: Metodología basada en el aprendizaje-significativo, es decir aquel que tiene en cuenta la trama de valores, afectos y conocimientos que ya poseen nuestros alumnos o usuarios; metodología participativa y motivadora, en la que se establece un continuo feedback (retroalimentación) y en la que predomina una relación horizontal entre educador y educando y entre los educandos entre sí.

 

Es evidente qué metodología responde mejor a nuestros proyectos de sensibilización medioambiental, cultural, social etc. Y esto es muy importante que lo reflejéis en vuestros proyectos, es decir: ¿cómo voy a transmitir los contenidos de mi proyecto?

 

Taller Plantas Medicinales Corazón Verde

Taller Plantas Medicinales Corazón Verde

 

Por lo tanto una cosa es qué voy a contar (contenidos) y otra cómo lo voy a contar (método).

Pongamos un ejemplo que hemos vivido.

El taller de “Cómete los hierbajos silvestres”

Contenidos del taller: Información sobre las plantas silvestres comestibles de las zonas rurales periurbanas. Recuperación de recetas de cocina tradicional.

Metodología que se desarrolló:

1º Expositiva: colección de plantas silvestres al natural

2º Explicativa: transmisión de información sobre cómo comerse una planta

3º  Activa y participativa: motivación hacia los asistentes a contar lo que conocen, tocar las plantas, degustarlas, en definitiva “vivir una experiencia”….

No me imagino un taller como éste en el que sólo se emplease la metodología expositiva y explicativa, en realidad no me imagino ningún taller de educación ambiental en el que no se implicase a las personas a la acción, participación y el sano intercambio de conocimientos y ahí es donde el educador ambiental  ejerce el papel de dinamizador, de educador y educando a la vez, de guía en el fascinante proceso de la comunicación para generar “CAMBIO, REFLEXIÓN Y SENSIBILIZACIÓN HACIA LOS PROBLEMAS MEDIOMABIENTALES Y SU SOLUCIÓN”.

 

Os propongo que en vuestra unidad mínima viable defináis bien no sólo qué vais a contar, -que estará a su vez condicionado por los objetivos que os marquéis- sino que además es muy importante definir:

¿Cómo lo vais a contar?

Una vez elegida la metodología, que no es más que el aspecto conceptual del procedimiento -forma que consideramos correcta de hacer una cosa-, nos ha de surgir una nueva pregunta:

¿Con qué?

Es decir qué instrumentos puedo emplear para desarrollar en la práctica ese modelo metologógico basado en la participación y en la acción.

Os desvelo uno que todos conocéis muy bien:

El juego

y ya sabéis que

“No importa la edad”

Juego Dime a qué huelo y te diré quién soy. Taller de Destilación de Plantas Aromáticas Corazón Verde

Juego Dime a qué huelo y te diré quién soy. Taller de Destilación de Plantas Aromáticas Corazón Verde

 

Vosotros estáis a su vez participando en un proyecto formativo basado en una metodología innovadora que conocemos como Investigación-Acción Participativa, y de la propia experiencia como alumnos de este proyecto podéis obtener ideas para vuestras unidades mínimas viables  -y por qué no, para vuestra vida-.  La investigación-acción participativa es una actitud frente a la vida y vuestros proyectos serán fruto de vuestra creatividad, conocimientos y experiencia personal.

 

Bookmark : permalink.

8 reacciones a Propuesta Metodológica para una Educación Ambiental Sostenible

  1. Fantástica exposición sobre la metodología.
    ¡Me la llevo por las redes!
    Besos

  2. mariacreas dice:

    Muchas gracias, muy buena explicación y bien clarita!

  3. Héctor Raúl Ballesteros López dice:

    La sensibilización en los temas ambientales es fundamental porque además de que los participantes quieren conocer la temática y apropiarse de ella, surge la necesidad imperante de comprometerse a generar cambio en el entorno que es el fin último buscado. Me gustaría afinar más sobre esta metodología porque creo es clave para llegar a la comunidad cuando de crear proyectos de beneficio común se trata.

    • Trinidad de los Ángeles dice:

      Gracias por tu opinión que comparto. La metodología IAP, es la que estamos desarrollando en este curso y es la que vivo como docente desd que creamos Corazón Verde hace 15 años, aunque nosotros la llamamos coloquialmente:
      “Educación Ambiental por la puerta de atrás”.

      Un saludo

  4. Mª Concepción Elduque Pérez dice:

    Sencillamente…. Gracias, Trini

  5. florencio dice:

    Enhorabuena hermana!!!!
    Es un gran proyecto y con muchas y buenas ideas, sólo falta un empujoncito económico ja ja ja. Un beso de tu hermano.

  6. Mª Concepción Elduque Pérez dice:

    Esto….. funciona!!!!!!!!!

  7. Elizabeth Valenzuela dice:

    Hola estimada Trini SOLO FALTO agregar la sal y pimienta de la motivación, la creatividad y el ingenio por sentir lo que hacemos.

Responder a florencio Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *