¿Qué es ser Educador Ambiental?

Todavía tengo que reflexionar un tiempo para poder contestar a esta pregunta. Es más fácil contestar si la pregunta fuese, ¿qué es ser fontanero?, ¿qué es ser médico?, ¿qué es ser profesor?, pero os aseguro que no es esa la pregunta. Voy a tratar de daros una respuesta contándoos cómo fue mi proceso vital, es decir, el que me llevó a sentir que yo era y soy «educadora ambiental». Lo típico, muchas veces es más fácil explicar algo con un ejemplo que desde el significado directo de las palabras. Allá voy.

Qué es ser educador ambiental

Qué es ser educador ambiental


Todo empezó hace unos …bueno muchos años, casi 20 años ya.  Un cambio profesional en mi vida, vamos quedarme en el paro, me llevó a tener que elegir de nuevo sobre qué es lo que quería hacer y decidí que ya no quería hacer o trabajar nunca más en nada que me causara estrés y ansiedad, así es que busqué instintivamente algo que me gustara. Me dije a mí misma: «a mi me gustan las plantitas». ¡Vaya con la frase!, eso me llevó por un interesante periplo formativo, más de 30 cursos sobre cultivo, jardinería, agricultura ecológica, plantas medicinales etc… hasta que alguien importante en mi vida me informó de un curso que se iba a realizar en breve a través del INEM,  «Curso de Educador Ambiental». ¡Eureka! ¿y si eso fuese lo mío?

Aunar conocimientos sobre plantas con algo que me llevara a pasar a la acción. Y así fue. He de contaros que de los 20 compañeros del curso, creo que sólo yo lo apliqué al desarrollo de proyectos de educación ambiental y es que está claro que ese era mi destino.

Mi primer proyecto como educadora ambiental fue impartir un curso sobre usos de las plantas aromáticas y os aseguro que fue maravilloso. Lo preparé con ahínco y tras terminar la primera clase nunca olvidaré lo que me animó uno de los alumnos de unos 75 años, cuando me dijo:

Gracias Trinidad, no pensé que todavía alguien me pudiera enseñar cosas  nuevas e interesantes sobre las plantas a mi edad.

Ahí comenzó todo. Contar historias, contagiar interés  y pasión por el entorno natural que nos rodea, conocer los usos de las plantas y su relación con los insectos, otros animales, con las personas… poner en valor los saberes de los mayores, disfrutar de contagiarse del entusiasmo y rebeldía de los niños y los jóvenes, en resumen transmitir con pasión, valores y actitudes de respeto por el medio natural, haciendo que niños, mayores, jóvenes, todo el mundo viva una experiencia inolvidable, que enriquezca sus vidas y les haga reflexionar sobre nuestras formas de consumir, vivir, ser y estar. Esto es SER EDUCADOR AMBIENTAL para mi.

Con dos amigos más, inventamos esta profesión, cuando nadie hablaba de estos temas.  ¡Genial, tres locos queriendo cambiar el mundo!  Creamos cursos de cosmética natural, jabones, rutas guiadas por el campo, huertos urbanos ecológicos, xerojardinería ecológica. Corría el año 2000 y viendo el interés que todas estas actividades tenían en las personas creamos juntos el Centro de Educación Ambiental Corazón Verde, habiendo evolucionado 17 años después hacia la forma de cooperativa de trabajo asociado de carácter no lucrativo, de la que vivimos y por la que disfrutamos tres personas, vinculadas emocional y profesionalmente con la tierra, la naturaleza y la gente.

Nuestro proceso de disfrute total por ser Educadores Ambientales nos llevó a preguntarnos, si nosotros disfrutamos y vivimos de, por y para la educación ambiental, ¿por qué no guiar a otros para que encuentren su camino humano y profesional y se hagan educadores ambientales? Y así fue cómo en el 2012 nació el primer Curso de Educador Ambiental para el Autoempleo Sostenible. ¡Uno de los mejores proyectos de Corazón Verde! Nos ha llevado a conocer a gente maravillosa con la necesidad de hacer algo por ellos mismos y por el medio en el que viven. Si no lo hacían antes de vivir con nosotros el curso es sobre todo por dos motivos importantes:

  • Primero porque les daba miedo pasar a la acción, a pesar de ser muchos de ellos y ellas licenciados en biología, sociología, ciencias ambientales. Si bien no es obligatorio tener un título para ser educador ambiental.
  • Y segundo porque siempre habían oído que no se podía vivir de la educación ambiental sin subvenciones.

Ambos frenos, se desmoronan en el curso y afortunadamente  hemos ayudado a todos a crear bellísimos proyectos de vida, venciendo el miedo y usando la incertidumbre como camino de aprendizaje. Les hemos ayudado a ver todo lo que tenían cada uno de ellos a nivel individual y para compartir, naciendo de ahí enriquecedoras sinergias, con fantásticos proyectos en común cada día más vivos y fortalecidos con el paso de los años. Son ya tres ediciones de este curso e ilusionados con el arranque de la cuarta edición en breve.

¡Gracias! Aquí los podéis conocer un poco más:  http://corazonverde.org/blog/sexta-edicion-curso-educadores-ambientales-para-el-autoempleo-sostenible/  ¡Cuidado ahora hay muchos más locos como los miembros de Corazón Verde cambiando el mundo!

Si tras esta pequeña historia de vida os seguís  preguntando qué es ser Educador Ambiental, yo os diría que es SER una persona que vive con conciencia y que busca transmitir, sin dogmatismos, esa conciencia a otros, desde sus conocimientos, habilidades y recursos. ¡Vamos un maravilloso loc@ con deseos de aportar al mundo sembrando semillas de cambio, conciencia y amor por la Madre Tierra!

Y vosotros, ¿cómo lo definiríais?

Bookmark : permalink.

11 reacciones a ¿Qué es ser Educador Ambiental?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.