¿Qué nos ofrece un pueblo para vivir?

 

Un pueblo de hoy ya no es como el pueblo de hace 50 años, del que emigraron muchos por falta de trabajo y buscando una vida mejor y así ahora nos encontramos con pueblos prácticamente abandonados en los que no se oye pasar ni una mosca, como se suele decir.

La mejora de las comunicaciones, la llegada incluso de internet a muchos de los pueblos de España y el seguir “no oyendo ni una mosca”, ¿pueden haber cambiado las cosas de nuestra percepción de la vida en un pueblo?

 

 

Sallent de Gállego (Huesca)

Sallent de Gállego (Huesca)

 

Ya hay grupos que han formado ecoaldeas,  familias con niños,  parejas que han retomado la vida en los pueblos, han visto en ellos realizados sus sueños. ¿No es acaso calidad de vida lo que buscamos? El pueblo, la cercanía al campo, el paisaje natural, la tranquilidad que nos ofrece….eso es calidad de vida, o al menos lo es para mi.

 

Y también lo es para Alfredo Rubio, autor de un blog sobre jardinería que ha decidido incluir un nuevo apartado en su blog sobre “Reflexiones” y que creo que nos puede ser de utilidad, además de todo lo que publica en su blog. Para mi es un ejemplo de lenguaje sencillo, cercano y que al mismo tiempo está lleno de contenidos.

 

Fijaos la sección que tiene su blog de publicaciones, pero además no hace mucho puso en marcha otro proyecto un “Blog de Blogs” sobre Medioambiente en el que gustosamente seguro que os acabará enlazando.

 

Cuando le doy la enhorabuena por esa nueva sección, Alfredo me cuenta su experiencia:

Mis padres emigraron a la ciudad al poco de nacer yo, pero siempre he estado muy ligado a mi pueblo. Y no solo he visto estas barreras tradicionales por mi vivencia en el pueblo, también al trabajar como AEDL en un pueblo cercano.
Tengo varios amigos que han vuelto al pueblo y están luchando por trabajar y vivir a su manera con proyectos novedosos.
Es una lástima que haya familias que no apoyen a sus hijos en abrirse futuro, supongo que si las cosas empiezan a funcionarles esta situación puede cambiar.
Te agradezco mucho la publicidad de mi blog y me encanta que a través del mismo puede colaborar en el grupo de alumnos de Educadores Ambientales.

http://formajardin.blogspot.com.es/2013/02/de-vuelta-al-pueblo.html?goback=%2Egde_4291452_member_210578509

 

¿Qué opináis de sus reflexiones?

 

Bookmark : permalink.

15 reacciones a ¿Qué nos ofrece un pueblo para vivir?

  1. Inmaculada dice:

    Un blog muy interesante, creo que los conocimientos del estudio aplicados en el mundo rural puede dar lugar a nuevos proyectos de vida. Además de lo que hoy en día se está hablando la conciliación de ” vida laboral y familiar.

    • Trinidad de los Ángeles dice:

      Hola Inma, ten por seguro que cuando pones en marcha tu proyecto de vida todo va en el mismo paquete, que incluye por supuesto a la familia…
      Seguro que tu proyecto se nutrirá de ti y tú de él.
      Un abrazo

  2. mariacreas dice:

    Efectivamente el pueblo de hoy no es el pueblo de hace 50 años, o por lo menos en la mentalidad que tenemos al irnos a vivir a él.
    La búsqueda del equilibrio entre el pueblo y la ciudad, sentirnos parte de los procesos naturales pero unidos a los lazos sociales que nos ofrece la ciudad, las nuevas tecnologías y las artes escénicas.
    Si es cierto, que las personas que siempre han vivido en los pueblos ven cómo el regreso al mismo es un fracaso, como bien comenta Alfredo en su blog, porque tenían otras expectativas para sus allegados, pero por otro lado no se ven tan solos, pues cuantos pueblos hay hoy en día que van a desaparecer? y cuanto tenemos que aprender de éstas personas… y ellas de nosotros.
    Es difícil entrar en la dinámica de un pueblecillo, las gentes tienen bien arraigadas sus costumbres y labores, pero con el ejemplo la cosa va cambiando…
    Un ejemplo: nosotros en La Alegrilla empezamos a habilitar una cuadra y ahora vivimos en ella (vamos que a efectos legales somos vacas, aunque recibimos correo, e incluso tenemos DNI, jejeje). A lo que voy es que a los vecinos si les dices que vas a revocar la cuadra (la casa) por fuera con el barro que sale del terreno, te toman por loco. Pero si ese vecino viene a tu casa y te ve como lo haces y además se quiere implicar él, es maravilloso, ya no tienes que dar explicaciones sino que además te las da él.
    Bueno, seguiremos en la “lucha” de encontrar ese equilibrio del campo con la ciudad, aunque a veces no es nada fácil.

    Un abrazo y gracias Trini, por este nuevo enlace.

    • Trinidad de los Ángeles dice:

      La vida nos pone retos por delante y si no los tenemos los buscamos y tu proyecto parte de un establo pero quien sabe a dónde te llevará. Yo creo que eres una “vaquita” afortuanda y los que te conocemos también somos afortunados por hacernos partícipes de tu casa-establo y con tu don de gentes seguro que ya te has ganado a todos los vecinos del lugar.

      Un muuuuuuu grande.

  3. Alfredo (el deL blog FORMAJARDIN) dice:

    Muchas gracias otra vez Trinidad por permitirme participar en tu proyecto.

    Sin dudar son malos tiempos, yo por ejemplo estoy intentando volver a trabajar de formador ocupacional o de AEDL (Agente de Empleo y Desarrollo Local), pero la cosa está díficil, no hay dinero en los ayuntamientos, se han recortado las subvenciones, etc. Me encantaría volver a trabajar en algún pueblo pequeño y estoy pensando seriamente lo del autoempleo, Trinidad cada vez me convence más de ello.

    Me gustaría comentar el caso de uno de mis amigos que se ha vuelto al pueblo (con alguna licencia narrativa en el relato):

    ———-
    Carlos se ha vuelto, ya no aguantaba más idas y venidas, “a veces parando y otras maltrabajando y malcobrando”. Se ha vuelto al pueblo con toda su familia, su mujer y sus dos hijos de poca edad.

    “Papá quiero trabajar tu tierra”, le ha dicho a su padre, este que no vive solamente de la misma, le ha dicho que lo que haga falta. También le ha dicho: “hijo, tendrás que comprar por lo menos una mula mecánica nueva para labrar la tierra”. Carlos le ha respondido que él no va a labrar la tierra, que va a seguir el método Fukuoka.

    “¿Qué es eso?”, le ha preguntado su padre. Carlos pacientemente se lo ha explicado y aunque su padre se ha quedado con la mirada fruncida está dispuesto a ver la práctica del dichoso método.

    El padre de Carlos es abierto de mente, menos mal, seguro que le va a ser de gran ayuda. Además siempre se ha dicho que “la unión hace la fuerza”.
    ———–
    Saludos a todos.

    Alfredo.

    • Trinidad de los Ángeles dice:

      Hola Alfredo, muchas gracias por participar en este blog en primera persona y contarnos un poco más de tu experiencia.
      No dudes que la solución está en tus manos y además tu cuentas con valiosos e intersantes conocimientos así es te reto a que “reflexiones” sobre qué es lo que nunca te cansarías de hacer, que es lo que te apasiona y eso, exactamente eso es “tu proyecto de vida” que depende de ti y en todo caso de crear sinergias o colaboraciones con otras personas pero desde luego nunca dependerá de que un ayuntamiento tenga dinero para contratarte y además a qué precio….

      El camino no es fácil pero lo vasa ir trazando tú y en este blog hay quince ejemplos de personas que sin tenerlo todo a su favor, a veces ni siquiera a su propia familia, han decidio apostar por ellos mismos y te aseguro que lo cosegurián.

      Ya se han creado sinergias de colaboración y a mi personalmente me gustaría no perder a ninguna persona de este grupo de vista porque les admiro profundamente a todos.

      Ya se que vendrán otros alumnos después pero creo que este grupo es especial, su empuje, carisma, valentía…. 15 espíritus inquietos que han decidido coger la sartén por el mango y no delegar en otros. Ellos y ellas se sienten partícipes y responsables de su vida…¡¡¡¿¿¿habrá mejor regalo y sensación de libertad que esa????, je que incluye momentos de vértigo también, desde luego.

      Así es que ánimo Alfredo,…no hay nada perdido sino todo por ganar cuando inicias un autoempleo y sobre todo si te lo planteas como un Autoempleo Sostenible, que no es cualquier tipo de autoempleo.

      Un abrazo y gracias

  4. Rocío Díaz dice:

    En primer lugar, felicitar a Alfredo por su blog y animarle a que no se desanime (esto parece un trabalenguas) y siga adelante con el autoempleo, como muy bien le aconseja Trini.
    También, ¿por qué no? felicitar a Trini por ser infatigable y tener siempre las palabras justas para los demás, la forma en que transmite su entusiasmo, su confianza y admiración en todos nosotros cuando creo que somos nosotros los que la admiramos tanto a ella como a Pepe y a José Antonio. Ellos sí que han sido valientes dando el salto y Pepe matando la vaca o al menos, casi matándola.

    Ahora os contaré yo otra historia:

    Hace tres años estuvimos de vacaciones en un pueblo chiquitín, pero precioso del Bierzo (León) que se llama Vilaseca. Allí estuvimos hablando con un hombre que nos comentó que hacía poco que había vuelto a su pueblo ya que se había quedado sin trabajo donde vivía, ahora no recuerdo si era Leon capital, Ponferrada o Astorga (muy grandes todas comparadas con Vilaseca), su padre se jubilaba y le ofreció quedarse con su negocio, le dijo (no lo olvidaré) que nunca se haría rico, pero que comer, comerían él y su familia todos los días. Para su sorpresa, en el pueblo también encontró la calidad de vida que había perdido. Esa calidad eran cosas como cerrar a mediodía la tienda e ir a bañarse al río con sus hijos.

    Me encantó y me emocionó su historia, tanto lo que le dijo su padre como el que hubiese ganado tanto con el cambio. Cómo algo “tan pequeño” nos puede llenar tanto ¿verdad?

    Mi recuerdo para él y su familia. Espero que sus ojos sigan brillando con las cosas pequeñas.

    También mi recuerdo para el pimentón ahumado que le compré (tampoco me he olvidado de él).

    Os dejo un enlace a fotos de este precioso pueblo. Allí veréis el río del que os hablo.

    http://www.flickr.com/photos/explorart-ecoturismo/sets/72157625707332542/show/

    Un brindis virtual por todos los que estamos intentando o ya hemos conseguido mejorar nuestras vidas atreviéndonos a dar el paso y apreciando las cosas pequeñas.

    • M. Concepción Elduque dice:

      Hola, Rocío: No sé si es por mi equipo, pero no puedo ver tu enlace; es una pena, pero ya con tu relato, puedo imaginar el resto. Gracias por compartirlo y totalmente de acuerdo contigo en cuanto al criterio que manifiestas de Trini y “la compañía”. Un abrazo

      • Rocío Díaz dice:

        Acabo de probar el enlace desde la página del blog y yo sí puedo abrirlo, a ver si Pepe puede decirnos qué puede estar pasando.

        No obstante, lo voy a copiar y te lo envío por correo aparte ¿te parece?

        Un abrazo.

        • José E. Beamud dice:

          Yo si que he podido verlo. Y por cierto muy bello el pueblo y su entorno. Uno de esos lugares con encanto capaz de evocarnos al bienestar emocional con la tranquilidad de sus calles y la belleza del entorno. Y con el reportaje publicado es como si hubiera paseado esta misma tarde por sus calles.
          Genial, gracias.

    • Trinidad de los Ángeles dice:

      Gracias por tus palabras y por la bella historia que cuentas y las imgágenes del pueblo invitan a la reflexión.. Un lugar así ofrece para mi calidad de vida.

  5. M. Concepción Elduque dice:

    Ves, Trini, ya tenemos a otro candidato para ese pueblito donde podemos montar otro “Pueblo Escuela” como el enlace que nos mandaste no hace mucho. Con los conocimientos de Alfredo (a quien le doy la bienvenida al club de “los raros” y le felicito por pensar como piensa) y todo lo que estamos aprendiendo de vosotros…¿qué tal si empezamos a buscar ese pueblo que está a punto de cerrar por “no hay habitantes” y empezamos a poner en práctica todo lo que llevamos aprendido, y más que tenemos que aprender, y creamos esa “Cooperativa sin ánimo de lucro” y mandamos a hacer p……. a instituciones, políticos y bancos?

  6. Rocío Díaz dice:

    Me apunto a lo del Pueblo Escuela.

  7. Trinidad de los Ángeles dice:

    ¡¡¡Sois puura magia!!

    Un abrazo de pueblo, pueblo.

  8. José E. Beamud dice:

    El visualizar ejemplos de que otra vida es posible nos ayuda a seguir adelante con nuestros pensamientos y proyectos de vida. Ahora he recordado un programa de punt dos en rtvv que hacían hace algún tiempo y que no recuerdo muy bien el nombre (vidas paralelas o alternativas o… que pena no recuerdo) en el que salían personas que habían cambiado sus vidas y habían encontrado la felicidad que tanto anhelaban. Casi todos los ejemplos que aparecían se trataba de gente que había vuelto a los pueblos a vivir en sintonía con el entorno.
    A veces como dice Trini da vértigo, pero eso no significa que lo que hay detrás del salto no sea merecedor de ponerlo en práctica.
    Un abrazo.

Responder a Alfredo (el deL blog FORMAJARDIN) Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *