“Las verdades de la alimentación vegetariana”: taller gratuito con degustación

Todos estamos de acuerdo en que existe una relación directa entre lo que comemos y el estado de nuestra salud. Pero a partir de ahí, existen decenas de teorías en lo que concierne a qué tipo de alimentos son los más adecuados para nuestra especie. En lo que concierne a la alimentación vegetariana, se han difundido muchas ideas acerca de la idoneidad de dicha dieta y casi todas apuntan a la carencia de la proteína animal, que muchos creen vital en la alimentación humana. Sin embargo, cuando ponemos en relación nuestras necesidades alimenticias con otras dimensiones de nuestras vidas como por ejemplo la económica, podemos descubrir que existe una enorme presión social no en contra de la ingesta de vegetales, pero sí muy a favor de otros tipos de alimentos de origen animal, cosa que muchos vegetarianos consideran no ya un error, sino una gran fuente de enfermedades. ¿Qué hay de verdad en todo ello?

La respuesta a esta pregunta es la formulación de un verdadero rosario de preguntas que tendríamos que tener la valentía de autoformularnos:  ¿sabemos exactamente qué comemos?, ¿qué calidad tiene lo que comemos?, ¿de dónde vienen los alimentos que compramos?, ¿qué impacto ambiental tiene mi comida? ¿existen alimentos tóxicos? …

¿Es imprescindible ser vegetariano para estar sano? Desde luego, es mucho más fácil alcanzar y mantener la salud cuando nuestra pauta de alimentación cotidiana se acerca al vegetarianismo o incluso cuando recuperamos en nuestros platos cotidianos las excelencias de la “Dieta mediterránea”, declarada en el 2010 Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Continúa leyendo